jueves, 28 de agosto de 2008

LA GALERIA DE LA BELLEZA JEREZANA


Me causó muy grata sorpresa el saber que en las oficinas de Turismo, casi en la esquina de la calle del Espejo y del Sol (Luis Moya y Libertad) en una sala con vista a la calle, se montó la galería fotográfica de las Reinas de la Feria de Primavera. Gracias a la iniciativa de Rafael Sánchez Zendejas y Héctor Manuel Nava Rodríguez se rescató esta muy importante serie de gráficas que permanecía completamente abandonada. Ahora, lo importante es que las autoridades no les nieguen el apoyo necesario para que esta “fototeca” perdure. Ahí encontramos a representantes de la belleza jerezana desde 1935, aunque faltan algunas fotos, que se dañaron, se “extraviaron”, o de plano se las robaron. Sería interesante que el Departamento de Turismo, -que al parecer es quien ha tomado la batuta de este rescate- habilite a una persona que sirva como guía a quienes visiten la galería, y les pueda ofrecer alguna explicación sobre el reinado de cada una de las jerezanas que ahí están, en imagen. ¿Y si se elaborara también una pequeña guía con la reseña de cada reinado?.
Hace varios domingos en mi página solicitaba que alguien con autoridad rescatara estas fotos, que son parte muy importante de la historia galana de Jerez. Y ahora veo que se están dando pasos positivos. Ojalá y esta exposición se enriquezca. Héctor me dio una lista de las fotos faltantes a ver qué me encuentro en mi saqueado archivo para compartir.
Me cuentan que una regidora tiene la inquietud de que se plasmara en óleo y lienzo la imagen de cada una de las reinas, como la galería de los presidentes jerezanos que realizara la gran pintora Martha Georgina Muro González (un afectuoso saludo para ella). No es mala la idea, aunque no creo se realice por el momento, pues cada lienzo costaría un dineral que no lo hay. Solo que en fechas posteriores se destinara parte de las ganancias de la feria a este fin. (Por lo regular casi nunca hay ganancias tampoco). Entonces lo mejor, es tratar de completar la galería fotográfica. Las aportaciones creo son bienvenidas.
Así como se están rescatando estas páginas de la historia de nuestro terruño, hay la inquietud de formar una galería con las fotografías de las reinas y princesas del Carnaval jerezano en sus distintas etapas. Qué bueno que haya deseos de recuperar mucho de lo que se está perdiendo. Hay tantas cosas por hacer en pro del rescate histórico y cultural de Jerez, pero no hay quien le ponga el cascabel al gato…
Mi hermano Anacleto tiene muchos años de radicar en Juchipila, lugar en el que tiene su carpintería y su empresa de artículos de “última necesidad”, de esos que se compran porque se compran (ataúdes de madera, pues). Y en sus ratos libres se dedica a buscar tesoros (como yo), a andar por la sierra recopilando historias (como yo), a curar gente (eso si no lo hago yo). Pues, me ha enviado varias de sus historias, que iré compartiendo con quienes me leen:
EL ARROYO DEL FRIO Y EL JINETE DE NEGRO Y EL CATRIN
Yendo hacia el oriente de Juchipila, después de pasar Amoxochitl, toma el camino real antiguo hacia San Miguel de la escondida y antes de llegar al arroyo de Antigüe, pasando el cerro grande de Amoxóchitl y antes de llegar al bajo del trigo, hay un arroyo pequeño, sin ningun chiste, sólamente que aunque sea tiempo de calor, ahí siempre hace frío, aunque sea medio día.
Anteriormente ahí se cruzaba el camino real que iba para el Fresno, y se cuenta que seguido se miraba un jinete vestido de negro, aparecía de pronto ante la vista de los caminantes, pero sin hacer caso de nada, sólamente siguiendo el camino; al poco rato se aparecía un catrín, también vestido de negro, y montado en caballo negro, de muy buena estampa, apurando el paso se le encuataba al jinete anterior y se miraban juntos un buen trecho del camino y luego desaparecían.
Las gentes aseguraban que ni siquiera había marcas de huellas o de herraduras en el polvo del camino, lo que sí es que el frío se volvía más intenso, de modo que se les erizaban los cabellos, motivo por el cual, evitaban estar mucho tiempo en ese camino, lo cruzaban rápido. Al principio, los relacionaban con los bandidos que habitaban en el corral cuadrado o en el cerro de la campana, ya que ahí tenían sus guaridas y se habla también de relaciones que dejaron por ahí, pero la explicación que daban los más ancianos, decía que ya eso era de mucho antes, que ese arroyo era así porque por ahí pasaba el diablo cuando se llevaba el alma de algún desgraciado.
Pero ahora pocos saben de esto, esta es una de las muchas historias que se están perdiendo, luego le cuento otras, ya que hay bastante que contar, lástima que a los de aquí no les interese, includo al cronista de Juchi, le he preguntado algunos datos pero no sabe, ellos se basan en lo tradicional y ahí siguen macheteándole a lo mismo de siempre…
NOVENARIO DE LA VIRGEN DE LA SOLEDAD
Esta festividad que diera vida a la Feria de Primavera, está muriendo. Ya no es el Novenario de antes, en que prácticamente todos los jerezanos se volcaban con mucha fe para venerar a la Patrona de Jerez. Todavía recuerdo las interminables procesiones de los campesinos del sur que venían a ofrendar la mejor caña de su cosecha. Ahora los pocos que peregrinan tienen qué comprar las cañas o flores que traen para presentar a la imagen de la Virgen.
Recuerdo el entusiasmo por asistir a las Mañanitas y la algarabía en la quema de pólvora. Ya todo eso se acabó. Me dicen que podría haber una exposición de los vestidos y accesorios que la imagen de la Virgen jerezana ha llevado durante los más de doscientos años que ha compartido su presencia con nosotros. Podría ser un evento de relevancia, siempre y cuando se realizara al estilo Bernardo del Hoyo, que nunca escatimó esfuerzo alguno por hacer presentaciones que realmente valieran la pena… mis mejores saludos a los familiares de don Pedro Dena García, uno de los últimos precursores de la veneración a la Virgen de la Soledad.