viernes, 21 de enero de 2011

EL ESCUDO DE JEREZ

Don J. Jesús Félix Valdés fue un popular personaje jerezano que vivió importantes momentos de la historia jerezana y los dejó consignados en sus dibujos  y narraciones que aparecieron en muchos periódicos y revistas de la época. Hacía mancuerna con don Alberto Márquez “El Farolito”, y entre los dos publicaban cada año una edición de calaveras que eran muy discutidas, buscadas, criticadas y satanizadas.
Don Jesús Félix no se dedicaba al dibujo de manera profesional, era sastre, conocí su taller por la calle del Santuario, una lámina pequeña en color azul con letras blancas pregonaba “Sastrería Félix”, después se cambió al callejón de la Parroquia.
Su esposa, María Luisa Ortiz, recientemente fallecida, fue muy conocida por todo el barrio (vivía en la esquina de Esmeralda y Hospicio) amablemente me facilitó para que los copiara muchos de los dibujos de don Jesús. (También sus hijas e hijos me facilitaron material). Por cierto agradezco al Sr. Javier Félix el obsequio. Un gran detalle.
El Sr. Félix dibujaba por diversión, por gusto. No usaba papel ni lápices adecuados. En pedazos de cartulina, hojas de cuaderno, envolturas de cigarro, etc., plasmaba lo que se le ocurría. En el Semanario Jerez y en la revista del mismo nombre que hacía el Profr. Fernando Robles, hay testimonios de su creatividad.
En 1959, los directivos de la Cámara de Comercio acudieron con don Jesús, solicitándoles que les hiciera un escudo para el uso de la Cámara, para papel membretado, sobres, credenciales, etc. Y don Jesús les entregó una cartulina dibujada con tinta china. No vio libros de heráldica ni de genealogía para hacerlo. Lo hizo a su buen ver. En la parte superior dibujó el “triángulo sombrío” de Nuestra Señora de la Soledad coronada con una cruz, ambos elementos descansando sobre un pergamino con el título de “Villa de Xerez”. Mas abajo, encerrados en un perímetro peculiar de un escudo de combate, divididos de izquierda a derecha por una línea transversal representando una “muralla”, se encuentra un arco aborigen sujeto por dos manos en actitud de disparar, y en el inferior se ve el brazo castellano en posición de ataque, indicando con ello la simbiosis de dos culturas, la villa de Xerez de la frontera de antaño.
Autocaricatura de don J. Jesús Félix dibujando 
Por varios años este escudo se usaba regularmente en la papelería de la Cámara. En 1968 cuando llegó a la Presidencia el Profr. Fernando Robles, le indicó al Síndico que entonces era don Juan de Santiago, la necesidad de que el municipio contara con un escudo que lo identificara. Don Juanito recordó que la Cámara tenía el dibujado por don Jesús Félix, y habló con el presidente de los comerciantes para que les cediera ese escudo.
Lo consultaron con el autor, y dijo que para él “sería un orgullo que Jerez se identificara con el escudo diseñado y dibujado por él”. Desde entonces se comenzó a usar como emblema jerezano, agregándole un listón con la leyenda “Tempus Fugit Laboremus”.
Este escudo, con el paso del tiempo ha sufrido modificaciones, consistentes en color y afinado de detalles, pero es el mismo que don Jesús dibujara allá por Noviembre de 1959.
Caricatura de don Alberto Márquez "El Farolito"
Hace días me encontré con la novedad de que alguien se adjudicaba la autoría de este escudo. Y eso no es raro, pues si hasta la imagen de la Virgen de Guadalupe está registrada como marca desde el 28 de febrero de 2002, por un chino llamado Wu You Lin. También se dice que el Himno Nacional es de los estadounidenses Harry Henneman y Phil Hill. Al rato alguien listo se apropiará de la Virgen de la Soledad de Jerez como marca.
MOLESTIA. Respecto a lo escrito en la semana anterior, varios trabajadores del volante me mencionaron que cuando el evento de Los Morales, quienes llegaban de fuera preguntaban en la Presidencia cómo llegar al lugar de la pachangona. A veces los taxistas se acercaban y les decían que ellos los podían llevar, que para eso estaban, pero les respondían que no era necesario, que una patrulla los llevaría. Consideran que los taxis son para transportar personas, que ese es un trabajo. Y las patrullas y policías tienen otras ocupaciones. Coincido con los taxistas… de por sí no hay jale…
LIBROS. Me da mucha satisfacción el saber que ya casi se vendieron los primeros 100 ejemplares de “Conozco Jerez”. A algunas personas les parece caro ($ 180), pero es que a mí no me patrocina ninguna institución cultural o educativa, así es que lo que saco de la venta es para pagar el papel, impresión, y seguir con el que sigue: “Leyendas e historias de las calles de Jerez”.