miércoles, 19 de enero de 2011

¡EL TURISMO SI EXISTE!... dicen

Hace Poco escribí algo sobre los guías de turistas mentirosos y lo que afirmaba uno de ellos acerca de que en Jerez no hay alternativas de turismo. Para pronto se deja venir un disgustado lector y muy enojado dijo que yo escribía puras pendejadas. Que si no me daba cuenta de los ambiciosos programas que al respecto se realizan, que si no sabía del éxito que tuvo el encuentro ese de Los Morales. Que preguntara con los prestadores de servicios, hoteleros, restauranteros y agencias de viajes. Total, hasta me dijo que parecía que ni era jerezano por las expresiones tan negativas que tenía para la ciudad que tanto digo querer.
Yo muy atento, le pedí al sujeto muchas disculpas, tal vez por mi falta de información, pero no lo convencí y amenazó con no volver a comprar el periódico “El Alacrán” y que en lo sucesivo compraría otro que hasta en el nombre reafirma la vocación jerezana. ¡Chin! Ya perdí uno de mis ocho lectores. Eso me deprime, no vaya a ser que Javier Torres me cobre los seis pesos de ese periódico.
Y como no soy de los que dejan las cosas a medias, me dediqué a investigar a ver cuáles son los “ambiciosos programas”, y la verdad no encontré todavía nada. A lo mejor cuando el gobierno dé a conocer el Plan de Desarrollo, por ahí estarán muy escondidillos, pero no los conocemos.
El encuentro ese de “Raíces de nuestra tierra” no tuvo impacto económico notorio en los bolsillos jerezanos, solo para los organizadores. Es como los circos. La entrada es gratis, pero ya dentro te cobran al precio que quieren las palomitas, los globos, la foto, las papitas, etc. Así, las ganancias gordas se las llevaron los organizadores. Decían que eligieron “Los Morales”, porque es un punto medio entre la ciudad y la sierra de los Cardos y “genera una energía positiva para estos actos ceremoniales”. Los que conocen de esto, saben que en Jerez hay tres puntos que forman un triángulo equilátero y es donde confluyen todas esas energías que se asegura el cosmos nos da. Y ninguno de esos puntos está en Los Morales. Ni siquiera ha sido centro ceremonial de los “wixarikas” o huicholes en su anual peregrinación peyotera a Real de Catorce, como también aseguraban. Los “chamanes” de la región, no estuvieron presentes porque no eran parte del “show”. Entonces, este evento, como llegó, se fue, sin pena ni gloria.
Muy atentos a multar a los "extranjeros"
Anduve de méndigo preguntando a los “prestadores de servicio”, y todos, todos me aseguraron que esta temporada decembrina ha sido la peor en muchos años. Los parientes ricos no vinieron a visitar a los parientes pobres, por razones harto conocidas. Los comerciantes vendieron puro chile. Y los pocos turistas que se aventuraron a llegar a Jerez fueron gachamente jodidos por los tránsitos que con cualquier pretexto los paraban (vehículos decentes con placas extranjeras o de otros estados eran sus víctimas). Como no les podían poner multas, los amenazaban con la grúa hasta que soltaran jugosa mordida. Así le pasó a mi hermano que por primera vez en muchos años se animó a venir a su terruño, y ¡papas! Se lo vacunaron los mordelones solo por traer placas de Coahuila.
Bueno… otra oportunidad de recibir turismo es el sábado de gloria, donde Jerez se convierte en una cantinota y sí hay ganancias. Ya los demás días de la Feria, ni para qué les cuento, no hay nada.
Pero ellos sí se pueden estacionar donde quiera...
Reconozco que sí hay grupos de visitantes que continuamente están en Jerez, pero no dejan nada (¿o sí? Porque van al excusado). Son de los que traen las agencias de viajes. Ahí andan los pobres viejitos en chinga corriendo para alcanzar al guía que megáfono en mano les explica de la manera más rápida posible lo que se le ocurre sobre Jerez. No comen aquí, no compran nada, creo no pagan ni la entrada al museo y de pilón solo vienen a engrosar el volumen de nuestras aguas negras, porque con la carrerreada que les pone el guía se les afloja el mastique.
También hay los visitantes tipo “Fidel Castro”: ¡Comes y te vas!. Esos son enviados por el gobierno del estado. Ya nomás hablan las autoridades estatales: “Ahí les mandamos al grupo más chingón de intelectuales de Chiconcuac y la Patagonia, les dan de comer, los pasean, les ponen el tamborazo, les invitan unos tequilas y les dan unos regalitos”. Y todo eso se paga con nuestros impuestos, con los recursos que el municipio podría utilizar para otro tipo de actividades que resultaran productivas e importantes para Jerez. ¿Qué nos queda el orgullo que nos visitó Juan de las cuerdas? Mejor sin orgullo, pero sin gastar billullos (como decía Lalo el pollos, que también puso sus granitos de arena en sus fallidos proyectos para activar la cacaraqueada “industria sin chimeneas” en Jerez).
En cada administración surgen “Proyectos o Programas de Desarrollo Turístico”, que hacen chilangos de FONATUR, FONDEN, por medio de empresas como “Rema, Estudios y Proyectos, S. A. de C. V.” y que son vendidos (a la de a fuerzas) por las autoridades de turismo al municipio. Como son proyectos copiados de otros que nada tienen que ver con Jerez, pues no son aplicables.
En los tiempos de Lalo el pollos, quería hacer recorridos turísticos en carretas tiradas por chivos. Quizá el sueño estuviera bien, pero se le olvidó la infraestructura para tales recorridos, además que los chivos los jerezanos solo los conocemos en birria. Cuando estuvo Andrés Bermúdez al frente de la administración municipal, aparte de tomatizar toda la región, pretendía hacer un balneario y hotel en “Puerta de Chula”. Tanta era la seguridad de eso, que ya los ejidatarios se sentían ejecutivos hoteleros.
Hace tres años, le presentaron el programa a la autoridad en turno. Y se les ocurrió a los burócratas que lo hicieron, que iban a hacer un “jardín del arte” entre el portal de las palomas y el edificio De la Torre. Solo que se les olvidó un “pequeñito” detalle: el espacio que pertenece a las familias Mercado y Briseño no está en venta, y si se vendiera el municipio no tiene con qué comprarlo. También se les ocurrió que en la comunidad de Los Félix harían un gran balneario. A ver con qué jalada salen esta vez, aunque no esperemos gran cosa, porque en Turismo Estatal solo saben patrocinar libros plagiados, y su titular es ese que quería ser gobernador y desde temprano estaba a chingue y chingue (bueno, sus achichincles) llamándonos por teléfono para recordarnos sus pretensiones. Como no quedó de gobernador, lo pusieron ahí, como premio de consolación.
En esos mismos proyectos, que desde el nombre están mal, porque son para el municipio de “Jerez de García Salinas” (nuestro municipio se llama “Jerez” a secas) se dice que el turismo no funciona aquí por: Falta de coordinación entre autoridades y empresarios para desarrollar programas enfocados al turismo. Falta de recorridos turísticos y de productos dirigidos al segmento infantil. Falta de promoción en segmentos de mercado específicos. Existencia de horarios inapropiados en el museo y los comercios para el turismo. Falta de capacitación de los empleados que atienden al turismo. Inexistentes procesos de calidad en los servicios turísticos. Falta de cultura y coordinación empresarial. Pérdida de patrimonio edificado. Falta de competitividad. Apatía para ofrecer calidad en los servicios. Herencia de costumbres migratorias. Falta de infraestructura turística. Desaprovechamiento de áreas de oportunidad turística.
Falta de desarrollo de productos productivos. Desconocimiento de productos. Falta de difusión  y promoción de los productos turísticos. Falta de calidad en los servicios turísticos. Falta de accesibilidad a productos turísticos de bajo costo.  Falta de proyectos turísticos sociales. Desconocimiento de apoyos financieros para el turismo. Falta de empresas generadoras de productos complementarios al turismo.
Falta de un programa de educación en cuanto a limpieza de calles. Falta de programas de educación ambiental, forestal, educación vial, etcétera. Falta de un programa agresivo de vialidad. Falta de estacionamientos. Pocas oportunidades de empleo. Falta carretera directa al aeropuerto. Exceso de reductores de velocidad. Deficiente nomenclatura urbana Inadecuada ubicación del sitio de taxis “Jerez”. Falta del idioma Inglés. Falta de difusión de tradiciones. Que el migrante no regresa. Pérdida de identidad de los migrantes. Falta de un adecuado manejo de las remesas en proyectos sociales y productivos. Falta de orientación para la inversión de las remesas. No contar con slogan publicitario. Incremento del ambulantaje. No mejorar calidad de vida de jerezanos. Apatía y egoísmo. La falta de cultura en las personas. El no organizarse y mejorar la actitud de las personas hacia el turista en los servicios que ofrece. Falta de organización. Pérdida de calidez en la gente.
Concluyo, que según estos expertos, nos faltan hasta calzones turísticos… leí que ya se va a “reinaugurar” el museo que se inauguró mucho muy al vapor en la “noche triste” de Avila Cortés. A ver si ahora lo reinauguran de día y no en lo oscurito. Y a ver si ahora sí me invitan, al cabo ya no le echaré porras al cronista.
YA HAY LIBROS. Y como dijo “la negra” a sus pupilas: “A ver muchachas, enseñen sus armas”. El que no enseña no vende, les presumo mi libro “Conozco Jerez”. Ya está a la venta en la recién remodelada Regalos GERSY, en Cassetes ARA en el mercado, en VIDEO REC, en Nevería EL PARAISO, en Publicaciones SOFIA, en Librería SANTIAGO DE GALICIA y en mi casa, Reforma No. 51.
Aclaro: "La Negra" era una madrota que tenía una casa de citas... para los que no saben...