jueves, 23 de abril de 2009

LOS ARCHIVOS FAMILIARES

Los historiadores generalmente andan como zopilotes tras los archivos oficiales pretendiendo encontrar en ellos el documento mágico que les ayude a cubrir determinada época, menospreciando la riqueza documental que hay en los archivos familiares. En tales archivos conservados celosamente en antiguas petaquillas, baúles o cajones de madera encontramos fotografías, periódicos, contratos, testamentos, mapas, recibos, narraciones familiares, etc. Yo en lo particular tengo la fortuna que muchas personas me han confiado para que sea el depositario de ese tipo de documentos que también son fundamentales para el conocimiento de lo que fue nuestro pasado.
En esta ocasión transcribo parte de una carta que un padre de familia envía a uno de sus hijos en la que le da a conocer algo de la triste situación que se vivía en Jerez en los años en que el enfrentamiento cristero estaba en su apogeo. Aclaro que he cambiado los nombres de los personajes, por ser gente ampliamente conocida en la región, la ortografía la he respetado, pues la carta está escrita a lápiz por un sencillo hombre de campo que me imagino poco pudo ir a la escuela:

“Jerez, Noviembre 4 de 1928
“Resebi una tulla fecha 7 de octubre y antes de resebirla resebi un jiro de diez dollar que me dieron 21 pesos 60 centavos y luego me informe de la carta y me dises que te castigo mui duro, pues hijo tu tienes la culpa llo no estoi aquí contigo para andate mirando a ber lo que ases pero tu me lo dises que te ases de los 20 hó 30 dollar y que das por tomarte una cerbesa y que no sabes ni que se te ase el dinero y mas me dices que te ysistes de doscientos dollar y que te salistes para Mexicali con el fin de mandarme algo pero que te pusistes a tomarte una cerbesa y fue cervesa que acabaste con el dinero y lla mero se te arrancaba con cársel lo cual es que llo no tengo la culpa cuando tu mismo me dises lo que ases aora si te parese que te castigo pues no creas que te castigo es un dever de padre y como eres mi hijo me conbiene reprenderte lo mal echo no es porque no me abias mandado pos si me conformo que estes con salud y que no te pase nada malo pero si te digo que cuando dios te socorra no te olvides de tu hermanita y de tu hermanito los chiquillos que povresitos que luego que ay carta de ti les da un gusto que no allan ni que aser.
“Si bieras como me sirbieron esos diez dollar que me mandastes, conpre una fanega de mays en dies pesos y les compre dos rebosos a las mujeres en seis pesos le pague tres pesos a Simon Sanches que se los devia de carne y con lo demas conpre guaraches y la sal y el jaboncito lo cual que llo me di mui buena abilitada porque no allava ni que acer sin mays las mujeres sin revosos de andar y con las droguitas y descalsos, nomas fijate lo que me sirvieron esos 10 dollar.
“Pues no es que seamos tan ynutiles para buscar pero si tu bieras lo critico que esta aqui la cituacion aquí en nuestra tierra no ay mas lucha que el rrifle y la matansa de jente pacificos unos con otros, no deja de aber una o dos muertes cada ocho días los domingos en Jeres el domingo 7 de octubre mataron a don Juan Enrriques lo mato Antonio de la Torre, uno de los Tetillas lo mato felonicamente en la tienda de la colonia brindándole una copa y metiéndole una puñalada que le yso dos pedasos el corason.
“Y ese mismo dia uvo otros dos matados por el barrio de San Pedro y te boy a platicar los que se an matado de los conosidos pero esto es de cada 8 dias los domingos. El domingo que no ay un matado se puede crer como admiracion comensando con Andres Ortis aquel que estuvo de administrador en la Hacienda de la Lavor y luego Santiago Pichardo fue el que lo mato a poquitos días mataron en una rreunion de amigos en el Salon Berde a Antonio Sisneros y a pocos días mataron en un gallo que trallian con la música por las calles se mataron Manuel Rodarte y un capitán federal se murieron los dos, y a pocos días en un rodeo en Tepetongo mataron a Santiago Pichardo y a dos del Molino y luego otro dia en el entierro uvo borrachera y mataron a un Sostenes que era comandante de policía.
“En fin te digo que no ay tiempo para platicarte en las condiciones tan lamentables en las que nos incontramos no ay absolutamente lucha ninguna, los biajes a Tequila lla se acavaron porque los rebeldes lla evitaron la pasada del rio, asta an colgado algunos porque an tratado de pasar escondidos.
“Los biajes a los platanos en la barranca están mui caros y en Jerez o en los comersios mui baratos, tunas no hay se helaron este año, las carguitas de leña se sacrifica uno mucho para darlas a cuarenta sentavos.
“Saves, orita están en opulencia es las drogas que los povres que debemos estamos que no allamos nuestro canpo, por eso te digo que no seas tonto que cuides tu trabajo aber si te ases de algo para que te bengas, yo le ruego a Dios que te socorra aber si para de aquí a enero me podias alludar con unos 25 dollar para salir de las drogas, llo creo con eso que me alludaras salía de mis drogas, en fin lla no te digo mas porque lla es tarde oy domingo y sierran el correo temprano
“Lla estamos comiendo maisito y frijol nuebo pero lo comimos asta 15 pesos fanega, Pedro se fue a traer un viaje de platanos aber si algo le queda, lla le separe su lavor a el y a Francisco, llo me quede aciendole su quiaser a Pedro, llo mi llunta se la di a medias a mi compadre Fortunato; el mays lla esta a nueve pesos, en fin ay en otra platicaremos mas nuestros deseos son que te alles con salud y felecidad nosotros estamos bendito sea Dios sin ninguna nobedad y recibe recuerdos de toda esta tu casa en general.
“Sin mas tu padre que te desea felecidades”.

Me tomé la libertad de copiar esta misiva, por lo expresiva que es, por la forma en que en pocas líneas un campesino jerezano relata a su hijo la tristeza que hay, el temor ante la inestabilidad política que se vivió en aquellos años, la inseguridad reinante, la pobreza y la lucha por sobrevivir.

Empecé el año encabronao, y es que me llega un estado de cuenta de mi Fondo de Ahorro para el Retiro, en el que ahora me dicen que tengo ¡la mitad de lo que tenía antes!. Que porque mi dinero “cotizaba en la Bolsa de Valores”. ¿Y a mí cuando me preguntaron o me pidieron autorización?. Pero qué jijos de su irreconocible madre. A ese paso, cuando me jubile no voy a tener nada, y voy a quedarle a deber al Banco de pilón. Mi lana y la de todos los trabajadores mexicanos se la han metido en el yoyo el gordo Cartens y el enano Calderón. Y sabrá Dios que nos espera este año. Ya en 1992 el orejón de Agualeguas me fregó con mis aportaciones al INFONAVIT. Entonces no me dieron ni crédito, ni casa, ni nada porque de la noche a la mañana desapareció ese fondo. Aunque, los que han recibido casa del INFONAVIT viven una eterna y muy laaaaaaaarga pesadilla. Hay quienes afanosamente están pagando mes con mes su crédito, y siguen debiendo lo mismo o mucho más. Y si se atrasan uno o dos meses, pronto llegan unos changos o changas disfrazados de licenciados con injuriantes órdenes de embargo en mano. Con el respeto de todos mis lectores: ¡Esas sí son chingaderas!.

Dice don Chuy Acuña que ya se me secó el coco, que ya nomás escribo puras pendejadas, y eso me ha amuinado gacho, porque él se divertía mucho con mi columna…. Recibo críticas, consejos, saludos y hasta extorsiones en mi teléfono 945 88 74 ó en mi correo miguel.berumen@gmail.com