martes, 15 de septiembre de 2009

QUE YA ESTÁ TODO LISTO LO DEL BICENTENARIO

Bueno, pues resulta que ya tienen todo estructurado para los festejos del bicentenario, me desmienten, y hasta aseguran que se harán “a todo lo grande”. Como no quiero ser negativo, les deseo mucho éxito. Y que con su pan se lo coman. Pero, soy muuuuuuuy incrédulo, así que estaré (como muchos Jerezanos) atento a que hagan eventos que sean de calidad, como se lo merece Jerez, un pueblo que se supone es culto. A propósito, también me desmienten, porque dicen que SI hay cultura, ya que muchos jerezanos acudieron a ver el ballet de Rusia que NO era de Rusia. Yo entiendo por cultura, todas las manifestaciones que componen lo que somos y sentimos, no únicamente “ir a ver”. Así que no se equivoquen. La cultura no es solo ver y aplaudir. Recuerdo en una ocasión que se presentó en el Teatro Hinojosa una opereta. En los silencios todo mundo aplaudía a rabiar indicando con sus aplausos que nunca habían visto una opereta ni se habían preocupado por enterarse antes de acudir de qué se trataba el evento.
Así pues, a mi modo de entender, cultura viene de “cultus” que se refiere al cultivo del espíritu, de las facultades sensibles e intelectuales de la persona. Una persona “culta” es aquella que posee grandes conocimientos, y no solamente los posee, sino que los comparte, los engrandece con las experiencias de quienes le rodean y lo hace con agrado, no por compromiso o porque le paguen quincenalmente por ello.
Y ya que andamos en estos bretes, agradezco mucho el obsequio que me hiciera don Raúl Carrillo Huízar, una persona que le interesa dejar su legado cultural, por medio de la música. Es el avance de una producción musical, que a mi parecer está muy bien realizada. Temas como “Sueño de Amor”, “Con Devoción”, “Con una sonrisita”, “He vivido sin ti”, “Inalcanzable”, y otras hasta sumar 15. La instrumentación es de primera. Para mi gusto “Sueño de amor” se lleva las palmas. Me imagino que don Raúl ha tocado puertas y puertas, gastado su buena lana, para poder dejar constancia de lo que es su inspiración, que es muy fluída. Tiene ese don especial que por desgracia no ha sido tomado en cuenta por los que pueden ayudarle. Esas canciones que presentará en esta nueva producción, se oyen muy bien. Y se escucharían también muy bien en voces reconocidas, como la hermosa voz de la jerezana URI Ceballos (tampoco reconocida en su tierra). Mis felicitaciones a don Raúl Carrillo, mis deseos que tenga éxito, pues se lo merece, y luego sigo comentando de esto.
LOS TUNELES
Ya tengo mucho que no escribo de túneles, porque me dicen que no existen, que son inventos míos, que son pozos ciegos, que son drenajes gigantes, etc. Yo entendía que los túneles se hacían para salvaguardar la vida cuando había temor por los constantes ataques de insurrectos, inconformes, bandidos, soldados, etc., y recorrían algunas de las más sólidas construcciones que componían la villa o hacienda. En un e-mail me dicen de los túneles en otra ciudad:
“Sr. Berumen. He leído su blog (http://miguelberumen.blogspot.com) y me ha parecido interesante por las narraciones que ahí plasma. Acerca de los túneles, le quiero comentar lo que sé de los que hay aquí, en León, Gto.
Muchas historias antiguas hablan de la existencia de estos, por ejemplo se sabe que de la Casa de las Monas, hay un túnel que va hacia la Catedral, al Santuario de Guadalupe (localizado en un cerro), pasa por el templo expiatorio y hasta el Templo del Calvario (en otro cerro). El Templo Expiatorio es una reliquia arquitectónica, porque tiene catacumbas, las que antes estaban a flor de tierra. En una ocasión, un hermano y yo andábamos por ese lugar y dimos con unas puertas muy raras, que comunicaban a unos pasillos muy oscuros, pero que tenían como dos metros de alto, todos ellos de piedra, de mampostería. Había en algunas paredes, aberturas, como mirillas. En fecha próxima le enviaré copias escaneadas de unos papeles muy antiguos que nos encontramos en una sala subterránea para que enriquezca sus conocimientos sobre lo que se consideran son leyendas urbanas”.
LOS MAPAS FALSOS
Son muy comúnes las historias de asaltantes, que en los últimos momentos de su vida reciben la confesión de algún sacerdote y le confían el mapa del lugar donde tenían guardado el producto de sus trabajos (entonces no había Bancos). El confesor convencía al sentenciado para que le diera santo y seña de las cosas que había hecho, para que San Pedro le hiciera un campito allá arriba. Pero, los curas, al fin humanos, no se quedaban con el secreto confiado, e iban y sacaban el producto de los robos, y mucho de esos botines iba a parar a los templos o en lugares que los propios curas consideraban seguros. Aunque también se dice, que muchos de los sentenciados, cuando se confesaban y daban los datos de donde habían escondido el producto de sus correrías, mencionaban derroteros falsos, utilizando simbología solo conocida por ellos y agregando algún efecto de tipo sobrenatural, una maldición a quien intentara sacar su dinero. Como el mapa de El Tajo, que estaba originalmente entre unos papeles de la Notaría Parroquial, allá por los años 20, y que otra parte tenía en su poder un sacerdote nacido en una comunidad al poniente de ese cerro. Muchos han buscado ese tesoro sin resultados positivos.