miércoles, 8 de septiembre de 2010

HIGINIO PLACENCIA JAUREGUI, EL SOLDADO PERDIDO

HIGINIO PLACENCIA JAUREGUI, EL SOLDADO PERDIDO
Hace algunos días me escribió la profesora e investigadora del Departamento de Letras de la Universidad de Guadalajara, Ma. Esther García Loza, descendiente de los primeros pobladores de Cañadas de Obregón, alla en Jalisco. Hizo contacto conmigo anteriormente por medio del Profesor Inocencio (Lupe) Ramírez, de quien es familiar. Ella me pedía información sobre una batalla ocurrida aquí en Jerez, el 18 de abril de 1918, pues tal acontecimiento lo registra en sus versos el renombrado y reconocido sacerdote Alfredo R. Placencia, ya que aquí murió uno de sus hermanos, Higinio, en la calle Moya.
Hace varios años, tuve oportunidad de leer los versos “Del Cuartel y el Claustro” … “…Fue en la calle de Moya, allí te vieron / Y en el propio lugar que resguardabas / Donde al sentirte con el cráneo roto / Corrió a envolverte en su piedad la Patria…”. Y estuve investigando sobre la muerte del soldado Higinio Placencia Jáuregui, quien supuestamente falleció el 14 de abril de 1918 en la calle de Moya de Jerez, pero sin encontrar alguna luz que me guiara. El sacerdote jaliscience, se refiere quizá a la calle Luis Moya, pero en ese entonces se llamaba “Del Espejo” o “Cerrada de la Parroquia”. El nombre de Luis Moya creo que se le impuso hasta varios años después. Entonces, ¿cómo el poeta jalisciense pudo citar el nombre de la calle años antes de que se le impusiera
El 14 de abril de 1918 –según mis datos- no hubo en Jerez ninguna batalla entre revolucionarios ni soldados… Años antes, y precisamente el 19 de abril de 1913, fue tomada de manera violenta la ciudad por tropas de Pánfilo Natera que se enfrentaron a las tropas Huertistas y a la defensa jerezana. Las tropas revolucionarias ingresaron a la ciudad, por todos los puntos cardinales, por el sur llegaron por las calles de la Parroquia y del Espejo (llamada Luis Moya años después). Se puede decir que acabaron con la ciudad, pues todo quedó en ruinas…
En años posteriores, llegaban villistas, gobiernistas, rebeldes, pero las luchas no eran tan intensas y encarnizadas como la de 1913.
En 1917, el general Agustín Albarrán se dedica a reorganizar la ciudad, y ya no hay ataques de los rebeldes, pero muere el 25 de agosto contagiado de tifo, y en su lugar queda como jefe de armas el Coronel Alfredo García.
En 1918, había en Jerez una aparente calma, solo enfrentamientos esporádicos con los “pardos” (rebeldes capitaneados por Sabino Salas que andaban por la sierra de Los Cardos.
Resultado de las luchas fraticidas, fue que se acabara la economía, que la agricultura quedara como toda la población: muerta. 1916 es conocido como el año del hambre. En 1917 pegó el tifo que era mortal… y en 1918, la llamada “influenza española” que según las anotaciones en los libros de defunciones de 1918 fueron más de mil v´ctimas en solo tres meses. El 14 de agosto de 1919 los últimos exvillistas se rinden confiando en las promesas del gobierno, que nada fiel a su palabra, los asesinó…
El 14 de abril de 1918, y fechas subsecuentes, no hay ninguna anotación de muerte violenta. He rastreado en libros de años anteriores y posteriores, pero Higinio Placencia Jáuregui no aparece. Podría ser –en mi opinión- porque los militares cuando tenían bajas, en muchas ocasiones no daban aviso a la administración municipal, y se limitaban a sepultarlos en fosas comunes, generalmente del panteón de La Soledad. Podría ser que este Higinio Placencia hubiera intervenido en una escaramuza pequeña y al resultar muerto o herido, se le trasladara a otro lugar (eso era muy común en el ejército). He localizado testimonios tardíos de sepulturas de militares, como la registrada en 1921, en que el agente municipal de Lo de Luna avisa que el 24 de diciembre de 1919 hubo un enfrentamiento entre militares que resguardaban el camino real a Zacatecas, con bandoleros, muriendo un sargento, un cabo y siete soldados, (consigna los nombres) y que el Subteniente Sierra ordenó se sepultaran en el panteón del lugar, indicando que él avisaría a las autoridades jerezanas, cosa que nunca hizo…
También pudiera ser, que el sacerdote poeta haya equivocado la fecha de la muerte de su hermano y haya fallecido en la lucha del 19 de abril de 1913… en que como fueron tantos los muertos de uno y otro bando, solo los apilaban y los quemaban… tal vez se permitiera una licencia poética, para evocar en un mismo escrito la muerte de su hermano Higinio que era soldado y su hermana Cristina –Sor Eulalia-, fallecida el 20 de abril de 1918 en Chilapa, Guerrero. Quizá el sacerdote poeta recreara la pérdida de esos seres que tanto amó, jugando con los tiempos reales…
Esta es una investigación en marcha… apelaré a mis amigos historiadores a ver si alguno tiene más datos.
JEREZ, MEMORIA SOBRE EL ARTE POPULAR
El Instituto de Desarrollo Artesanal para el Estado de Zacatecas (IDEAZ) publicó una serie de libros, muy bien impresos, muy bien editados, pero… cayó en mis manos un ejemplar de una obra que presumen mucho, un libro con pastas negras, filigranas en plata y magenta, con una foto de un par de arracadas en la portada, titulado “JEREZ, Memoria sobre el arte popular” y con letras magenta aparece como autor José Arturo Burciaga Campos.
Lo comencé a leer con avidez creyendo que tendría información relevante y precisa… pero mi sorpresa fue grande, pues al comenzar el capítulo donde se habla del perfil geográfico e histórico del municipio, el autor da puros palos de ciego. Como que le encargaron hiciera el libro sobre Jerez y anduvo pescando datos locos en internet o fue con los guías de turistas de Zacatecas muy duchos en inventar mentiras sobre Jerez. Hay infinidad de datos erróneos consignados en la mayor parte de las páginas de ese libro. Pero lo que me causó más admiración fue lo que dice en la página 106: “Su presidenta Alma Araceli Avila Cortés estuvo atenta a las necesidades del equipo de investigación. El cronista del municipio Samuel Correa Carrillo dio importante información para esta memoria…” ¡No lo puedo creer! ¿Será posible?. En honor a la verdad, Correa Carrillo sí es poseedor de datos fidedignos que hablan bien sobre Jerez, pero esa memoria dedicada a Jerez está toda equivocada. Esa obra consta de 128 páginas y yo hice –a vuelo de pájaro- 72 observaciones, ya sea erratas de carácter histórico, geográfico, ortográfico, de tradiciones, etc. Si es una obra realizada por parte del Gobierno Estatal, Conculta e IDEAZ, lo menos es que debiera hacerse bien y el cronista adjunto exigiera revisar el trabajo. Yo, estoy en contra de quienes falsean la historia, pero eso aquí a nadie le importa…
Por cierto, ya en fecha próxima se hará el remedo de dedocracia en que se nombrará al adjunto como titular. Según me cuentan, se ha lanzado una convocatoria para que los que se sientan con ganas de ser cronistas acudan al Teatro Hinojosa y presenten un tema. Supongo que los regidores serán los jurados y calificarán así al que ya de antemano se les indicó que debe ganar. Por desgracia el artículo 113 de la Ley Orgánica no es nada explícito sobre la forma de elegir al Cronista, así que están muy en su derecho de hacerlo como crean. Aunque, no hay condiciones para participar, porque hay “aplanadora” y ya hubo “cabildeo”. En tres años, los miembros del Ayuntamiento como representantes del pueblo que son, (me imagino), debían tener conocimiento sobre “quien es quien” en las diversas actividades jerezanas. No es con un tema que lea el participante como se le califique su trabajo. ¿Qué tal si el tema que presente no es del agrado de los presentes, aunque tras de sí tenga toda una vida trabajando en pro de la verdad histórica de Jerez? ¿Qué tal si de repente se le va la voz por la emoción, no acostumbrado a decir discursos de esos políticos?. De una cosa pueden estar seguros: que no participaré en esa farsa, porque no hay las condiciones propicias, y solo se hace para legitimar al vapor lo que no se hizo en dos años. Que le aproveche el puesto al profe, y atentos estaremos a que cumpla el plan de trabajo que presentó… a lo mejor era pura demagogia…
LIBROS CHAFAS
Y hablando de libros, pues sigo ofertando mis chafas libros, que se hacen con recursos propios. Ya sabe donde se consiguen: En la Nevería EL PARAISO, en Regalos GERSY, en Discos y Cassetes ARACELI, con don MIGUEL ESTRADA en los portales del mercado, en VIDEO REC con GAEL, en PUBLICACIONES SOFIA (Junto al Puente), en Librería SANTIAGO DE GALICIA (Con Cárdenas) y en la Plazuela (enfrente de con el Porky). Me preguntan por qué no se venden en la Casa Museo o en el Instituto de Cultura. Es que ahí solo se pueden ofrecer obras selectas de esas que se hacen “pensando a lo grande”…