lunes, 16 de junio de 2008

14 DE MARZO

YA HUELE A FERIA

Ya solo falta una semana para que de comienzo el máximo evento de los jerezanos, y ya el ambiente se está llenado de olor a Feria, de paisanos que alegran el ambiente con la música del tamborazo. Ojalá y los augurios no se cumplan y este festejo deje algo bueno. Ahora que el jardín principal comienza a tener una nueva cara con la reposición de los rosales, ( luego de la grandísima joda que a lo loco le pusieron en la pasada administración), me han pedido les comparta algo de el jardín y el por qué se llama “Rafael Páez”. Pues ahí les va algo de lo que yo se:

UN JEREZANO OLVIDADO

“Entre los muchos jerezanos ilustres que tenemos en el más completo olvido, está Rafael Páez, fundador de nuestro bello jardín que hoy tiene su nombre. Es una cruel ingratitud, que no hagamos un recuerdo de esos hombres, que como Páez, se preocuparon por embellecer esta tierra zacatecana.

Muchos ratos de alegría hemos pasado en ese florido jardín, miles de veces nos hemos solazado bajo sus frondosos árboles, y sin embargo nunca hemos hecho un recuerdo del que nos legó tan preciosa joya. Y ni siquiera le hemos dedicado un minuto en nuestra mente, menos le rendiremos un homenaje como se lo merece. A tal grado ha llegado la ingratitud del pueblo, que el día 2 de noviembre no hubo quien depositara unas cuantas florecillas en su sepulcro.

Don Rafael Páez nació en la casa núm. 77 de la calle de los Dolores de ésta ciudad, (dicha casa es ahora propiedad de José Ramírez, conocido comerciante de la localidad), el 22 de Diciembre del año de 1833 y falleció a los 75 años de edad, el día 31 de Diciembre de 1908.

Habiendo sido padres de tan grande jerezano, Martín Páez y Ma. Dolores Cuevas de Páez, ha que hacer notar la coincidencia de la fecha de su nacimiento con la de su fallecimiento, pues las dos acaecieron en los meses de diciembre, con diferencia de nueve días (22 y 31)”.

Lo anterior, fue publicado en la revista “PROVINCIA” (la revista para todos) que apareció el mes de enero de 1942 y cuyo editor y director fue mi apreciado amigo don Alberto Márquez Pérez, (a quien le envío un saludo y un abrazo fraterno donde quiera que se encuentre).

A tal investigación sobre la vida de Rafael Páez, podemos agregar lo siguiente:

En 1862 contrae matrimonio con Petra Dávila. En 1871 es candidato a ocupar la jefatura política, siendo nombrado únicamente juez de paz. En enero de 1887, luego de dos años de viudez, contrae matrimonio con Brígida Suárez Moreno quien muere el 11 de agosto de 1905. El 22 de febrero de 1887 es nombrado jefe político suplente al morir Francisco Amozurrutia. En poco tiempo se gana la simpatía de los jerezanos, los que lo nombran jefe político por cuatro años. Durante un corto tiempo es suplido por Victoriano Ortiz Soto. Entrega el poder en 1892 a Pedro Cabrera. Es candidato en 1894 para ocupar una diputación en el Congreso del Estado.

En el panteón de Dolores está su sepulcro (cercano al mausoleo de la Familia Sánchez Castellanos), con su epitafio en pizarra.

En la revista “PROVINCIA” y en el semanario “LA VOZ DE JEREZ” de enero de 1942 y de noviembre 30 de 1941 respectivamente, aparece una entrevista que realizara J. Jesús Félix al legendario Chema Pinedo, plática en la que se sigue haciendo referencia a Rafael Páez, misma que por su importancia y su carácter de narración costumbrista transcribo a continuación:

COSAS DEL TIEMPO IDO

Suenan las diez de la noche en el viejo reloj del Santuario, a esas horas el bello jardín principal está ya casi desierto. Las polleras del portal Humboldt, en su diaria rutina, como siempre atienden a sus escasos parroquianos. En esos momentos se escuchan las dulces melodías del vals “Danubio Azul” en uno de los radios de los taburetes. En una de las desvencijadas bancas, se observa la encorvada figura del viejo jerezano Chema Pinedo, de admirable memoria para relatar cosas del tiempo viejo.

Hasta él me dirijo para que me cuente alguna sabrosa crónica de sabor de antaño. Empezamos la charla y nuestra conversación se remonta a los años de 1880. “Así era aquello” (dice Chema sin esforzar mucho su mente para recordar). “Fue el año de 1887 cuando se empezó la construcción y embellecimiento de este bello jardín, por el jefe político de aquel entonces, Rafael Páez, muy querido del pueblo por cierto.

Los trazos y planos fueron hechos por Fernando Sansalvador, padre de Sansalvador Jr., que falleció en la ciudad de Zacatecas hace poco tiempo. La construcción de los prados y plantación de naranjos, rosales e infinidad de plantas, estuvo a cargo de Julio Soto. El ornato de madera del kiosco lo hizo Andrés Bihur, de nacionalidad alsaciana, que dominaba perfectamente los idiomas español, francés y alemán.

Ayudaron en esta obra los carpinteros y tallistas jerezanos Bibiano Trujillo y Severo Revilla. La pintura de dicho kiosco estuvo a cargo del pintor Jesús Gámez.

Siendo jefe político Pedro Cabrera, se colocó el enlozado de la parte de afuera, también el tiempo en que fue jefe político Páez (continúa diciendo Chemita), se construyó la penitenciaría, actualmente escuela tipo “Francisco García Salinas”.

Para dicha obra prestó ayuda muy efectiva el gobernador del estado de entonces, Marcelino Morfín Chávez, quien fue el que inició también la construcción del primer mercado de Zacatecas que por cierto duró muy poco tiempo, pues fue totalmente destruido en un incendio”.

Aquí corta su conversación Chema, pues en esos momentos se inician las noticias de la guerra europea, y naturalmente que no quiere perder ningún detalle, pues es muy adicto a estar al tanto de las novedades del día. Y me despido de este simpático viejecito que así como cuenta las glorias pasadas del viejo terruño (que en silencio llora su decadencia), cuenta las glorias que entonara la lira de López Velarde, también saca de su mente cual si fuera de enorme archivo, cosas nuevas con su característica peculiar de narrador ameno.

Afortunadamente muchos datos biográficos de Rafael Páez, cuyo nombre ostenta el jardín principal desde fines de enero de 1922, están siendo rescatados y podrán ofrecerse a los jerezanos en fecha próxima, así como fotografías en las que aparece este jefe político con su familia.

EL MIERCOLES terminamos con nuestra publicación “MI TIERRA” (La mejor revista de la Feria, digo yo). Si le gusta lo que en esta página escribimos, búsquela, tal vez le agrade leer alguno de nuestros relatos que aparecen intercalados entre las fotos de los niños jerezanos.

NI YENDO A BAILAR A CHALMA. Se anunció que este Sábado de Gloria no se permitiría a los jinetes que lazaran a los “judas” antes de que tronaran y los arrastraran, sin permitir que estos lucieran en su esplendor cuando tronaran. Pero la verdad, yo lo dudo, eso es como tratar de sacar un perro de una milpa o pastorear gallos ¿cómo se puede controlar a jinetes que ya medio briagobertos tratarán de sacar la reata para demostrar su hombría lazando a los judas que ni siquiera se mueven?. Bueno sería que se lucieran así en las faenas del campo. Ya ni haga corajes, don Chuy Acuña (mis saludos para usted y toda su familia y recuerde que tenemos varias pláticas pendientes). A lo mejor si se volviera a los judas de principios del siglo XX se terminaría con el afán de lazarlos. (Los judas de antaño estaban sobre un poste, así que si lazan el poste, yo creo que el caballo no estaría muy de acuerdo en jalarlo). También se dijo que los permisos para venta de cerveza serían “muy contaditos”. A ver cuantos alcanzamos a contar…